Injera, un viaje de colores y sabores a través del continente africano - Mango Merken

Injera, un viaje de colores y sabores a través del continente africano

¿Te gustaría vivir la experiencia de probar comida africana? Injera lo hace posible. Este restaurante, te invita a conocer los parajes etíopes en una ruta de sabores que promete cambiar el paradigma del plato a la mesa. Te invitamos a viajar con esta nueva entrega de Historias con Sabor.

Injera, es el proyecto gastronómico de José Miguel Martín-Buitrago (aka DJ Haití), Cecilia Gumucio y Felix Ivanovic, que rescata y trae a Chile una de las preparaciones más tradicionales del continente africano, la injera. Sí, como el propio nombre del local, esta masa tiene similitudes al popular panqueque, pero hecho con una masa madre trabajada con una receta histórica de Etiopía.

Foto por Mango Merkén

“Originalmente se hace con harina de teff, un cereal local, libre de gluten, que a la vez es el más pequeño del mundo. Nosotros hicimos toda una investigación para adaptar la masa lo más parecida posible a la original, misma forma y sabor, ante la imposibilidad de conseguir el ingrediente principal. De hecho, si viene un etíope me puede decir: oye, eso no es injera, es otra cosa”. La técnica de fermentación es la misma y la que mejor nos quedó fue la hecha con harina integral. Se hace como un panqueque, tal cual, redondo y se cocina solo por un lado. Mientras más ojos o burbujitas, está mejor la masa. Cuando queda sin burbuja quiere decir que le faltó fermento, le faltaron días”, explican mientras nos dan a probar una de sus preparaciones.

Tienes la opción de armar tu injera, pero la clásica viene con espárragos, papa camote, papa normal, betarraga, curry, lentejas, carne, la salsa chiro que es picante en base a harina de garbanzos, es una mezcla que juega tanto con los sabores como con los colores. 

¡Color es sabor! Las preparaciones van abarcando cada uno de los “hoyitos” de la injera, generando una ruta de sabores intercultural y literal.

Foto por Mango Merkén

UN VIAJE DE SABORES

En sus cuatro meses de funcionamiento, Injera ha logrado generar un impacto explicado tanto por su origen como por la dinámica a la hora de consumir el plato. Todo comienza en un viaje entre noviembre y marzo de este año, con destino Etiopía, pasando por Kenia y Tanzania también. Sus integrantes reconocen que no fueron con la intención de aprender cocina etíope, pero la experiencia los llevó a empaparse de estas preparaciones. 

“Estábamos en Lalibela, una ciudad al norte de Etiopía y en el menú de un restaurante decía clases de comida etíope. No teníamos nada que hacer, andábamos turisteando. Estuvimos dos días yendo al restaurante. Al final del taller, podías invitar gente a probar lo que cocinaste, ahí nació el proyecto creo, fortuitamente”, recuerdan mostrándonos su local. 

Foto por Mango Merkén

Más allá de la cocina, reconocen que la cultura fue lo que más les llamó la atención, el poder que tienen de ser orgullosos de su cultura. Tienen su propio idioma, su propio calendario, su propia hora, tienen otro horario. “El año nuevo, el 31 de diciembre no pasa nada. Salimos y no pasaba nada, calles desiertas”, comentan. 

Ya de vuelta en Santiago, no encontraban trabajo. El virus golpeó fuerte, así es que empezaron a hacer injeras en la casa. “Nos empezó a salir la masita, que es lo más complicado y ahí dijimos: lancémonos. Todo el mundo estaba como en la onda delivery. De repente, teníamos 30 pedidos al día, el siguiente paso era tener un restaurant”, reconocen recordando todo lo vivido. 

Foto por Mango Merkén

“El comer con la mano tiene toda una historia, realmente sabe más rico. Tiene todo un cuento que acá no existe. Yo empecé a comer con la mano allá, nunca había comido con la mano. Ahora siempre como con la mano, es normal. En la injera todo está unido en el mismo plato, la masa es el plato”, afirma José Miguel.

En el proceso de delivery, le enviaban productos a influencers, explicándoles cómo se consumían. Uno creería que se consume como una suerte de taco, pero no, si bien comparten el hecho de comer con la mano, esta comida tiene toda una experiencia distinta. 

“Te servimos una injera como del porte del plato. Ahí, tienes que ir cortando la masa y con un pedacito vas agarrando lo que te quieras servir. No agarras toda la masa como en un taco. ¿Quieres comer lentejas? Sacas un poco de eso y lo mordisqueas. ¿Lo quieres mezclar con la papa camote o los espárragos? Perfecto, hazlo, juega con el plato. Tiene todo este enganche para disfrutar y compartir, tienes que estar dispuesto a ensuciarte las manos”, dicen entre risas.

Existe algo llamado la “Gursha”. Cuando alguien te quiere, te estima, te arma una mezcla y te la da en la boca. Claro, el contexto Covid no propicia esto, pero en el continente africano se hace mucho. 

UNA EXPERIENCIA INTEGRAL

Injera nace también de una colaboración con el Colectivo Café (@colectivo_cafe), un grupo de personas abocadas a entregar felicidad a través de alimentos ricos como declaración de principios.

Foto por Mango Merkén

Compartiendo su espacio ubicado en Providencia, fue y es actualmente la primera cocina africana, donde además sirven café de especialidad. El proyecto ha ido mutando hasta la pretensión de traer café etíope en un futuro cercano. 

Ya con la reapertura de los locales, pasaron de la fase delivery a la experiencia en el restorán. Injera es un local lleno de colores y referencias a la cultura etíope, que pretende darte un viaje gastronómico a través de una experiencia integral.

“Ponemos una playlist en Spotify de pura música etíope. Eso es lo entretenido, la gente se entusiasma con esto porque es una experiencia integral. Nadie conoce la comida africana, nunca la han probado. Ahí dicen: ya po, tengo que probar. Entonces, empieza la música, te llega la comida, comes con la mano, después el café, ¡oh, viajé! Eso es lo lindo, sientes que estás viajando”, dicen mientras suena la playlist “Etiopía”.

“La experiencia es mucho más bacán cuando es en el local”, recalcan. Y claro, te ponen la música, inciensos, te explican qué estás comiendo y por qué se come así, te pasan el berbere, un curry hecho en base a 13 especias que le ponen prácticamente a toda la comida.

Foto por Mango Merkén

El plato es tan bonito que sus colores son estimulantes. “Nosotros también jugamos con eso, con los colores, como un arcoíris de sabor”, afirman mientras destapan uno de los canastos donde llega el plato servido.

Foto por Mango Merkén

Prontamente esperan incluir eventos donde puedas vivir toda esta experiencia, además de realizar talleres donde aprendas la técnica para cocinar injeras. “Ahora estamos con dos chicos en cocina que les estamos enseñando todo. Desde hacer la masa, el curry, las preparaciones con que van. Estamos haciendo semilla”, reconocen.

INJERA COMO CONCEPTO CULTURAL

El pasado sábado dieron el puntapié inicial a una serie de actividades en el barrio para reactivar el movimiento. José Miguel es DJ (aka DJ Haití) con 20 años en el rubro y tiene una iniciativa llamada: Mapocho bailable. Una bicicleta acondicionada con parlantes, una suerte de fiesta-móvil. “Lo que hago es pedir un kilo de arroz o algo para que la gente colabore con quien lo necesita. Dije: Bueno, tenemos el local acá, así es que se me ocurrió hacer una caravana de música que mezclara este concepto de fiesta al aire libre con la ayuda. Pasamos por distintos lados y acá tuvimos venta de ropa, gente comiendo, la caravana con todas las bicicletas, música en la calle, una fiesta”, cuenta José Miguel. 

“El loquillo buena onda, pinta la ciudad con música y junta en su carrito comida para llevarle a una población en Barrio Yungay”, escribió un fánatico en sus redes sociales.

Te invitamos a compartir esta #historiaconsabor con tus amigos y vivir la experiencia Injera. Ensúciate las manos con bocados coloridos y sabrosos de recetas traídas directamente desde el continente africano. Puedes seguir su cuenta de IG @injera_scl y enterarte de todas las novedades que tienen para ti.

Horarios: martes a sábado de 12:45 a 17:30 hrs.

Dirección: José Manuel Infante 1428, Providencia. 

Pedidos y reservas: +56976692274 o por la app de Pedidos Ya.


Texto por Lucas Avilés

Post a Comment