7+1 cosas que deberías tener siempre en tu despensa

Conoce cuales son los ingredientes y alimentos que deberías tener siempre disponibles en tu despensa para poder cocinar en casa platos ricos, sanos y variados; y al mismo tiempo cuidar tu alimentación. 

No hay nada peor que tener intenciones de cocinar y encontrarse con que no tenemos ingredientes para poder hacerlo, ¿te suena familiar este problema?

Una de las claves para comer rico, sano y variado todos los días es tener una despensa bien surtida de ingredientes y alimentos nutritivos. Dile ¡no! a los ultraprocesados y llena tu despensa con estos 7 ingredientes básicos que te servirán para hacer múltiples preparaciones sin mayores complicaciones y lo mejor, sin tener que salir de casa. 

1. Pastas y cereales

Algo que sin duda no puede faltar en tu despensa son las pastas y los cereales. Son la base de muchísimas preparaciones y te pueden salvar en más de una situación cuando tu refrigerador está vacío (uno de los momentos más tristes en la cocina). 

En este grupo podemos encontrar: pastas (largas y cortas), arroz (blanco, basmati, salvaje, inflado, etc), avena, quinoa, bulgur, cuscús, mijo, polenta, etc. También en este grupo se encuentran las harinas; de trigo, de maíz, de avena, de espelta, de centeno, etc.

La gran mayoría de estos sabrosos ingredientes los puedes encontrar en la tienda más cercana a tu casa.

Prefiere pasta y cereales en su versión integral que le aportarán fibra a tus platos y te ayudarán a tener una mejor digestión.

2. Frutos secos, frutas deshidratadas y semillas 

¡Nos encanta incluir frutos secos y semillas en nuestras preparaciones! Complementan muy bien una ensalada, preparaciones dulces como queques y además son sirven perfectos como snacks de media mañana o media tarde.

En este grupo podemos encontrar: 

Semillas: chía, calabaza, girasol, sésamo, lino

Frutos secos: almendras, nueces, pistachos, castañas, avellanas

Frutas deshidratadas: pasas, dátiles, coco rallado

Lo mejor de todo es que pueden durar hasta un año en tu despensa, siempre y cuando estén bien sellados 😉

3. Legumbres

Las legumbres son ingredientes que sin duda alguna aportan muchísimos nutrientes a nuestros platos; son ricas en proteína fibra, hierro y vitaminas. 

En este grupo podemos encontrar: lentejas (clásicas, rojas, verdes), porotos (blancos, rojos, negros), garbanzos, habas, soja, arvejas, etc. Puedes guardarlas secas (idealmente en frascos) o en conserva.

No todas las legumbres requieren ser remojadas la noche anterior, por lo que echa a volar tu imaginación, hay miles de platos tanto calientes como fríos donde puedes utilizar legumbres como base.

4. Productos en conserva y enlatados 

Un gran aliado a lo hora de cocinar con productos de la despensa, son las conservas y productos enlatados.

En este grupo podemos encontrar: salsas de tomate, atún, espárragos, corazones de alcachofa, palmitos, choritos (mejillones), pimientos, pepinillos, aceitunas, mermeladas, etc.

En la actualidad podemos encontrar una gran variedad de frutas, verduras y mariscos en conserva que sin duda alguna pueden salvarnos unas cuantas comidas.

5. Especias

Los aliños y las especias son básicos en nuestra despensa que pueden transformar un plato aburrido en uno lleno de sabor. Si no tienes especias en tu cocina, no dudes en abastecer tu despensa en tu próxima salida de compras.

Las especias tienen doble función a la hora de ser utilizadas en la cocina; son potenciadoras de sabor y además contienen propiedades (digestivas, antiinflamatorias,antioxidantes, etc..) que son beneficiosas para nuestro cuerpo.

Hoy en día las especias se pueden encontrar en formatos pequeños y prácticos y se pueden almacenar sin problema manteniendo sus propiedades y textura durante 1 año o más. 

Entre las especias básicas podemos encontrar: merkén, pimienta, cúrcuma, orégano, comino, canela y romero, entre muchas otras.

Te recomendamos leer esta guía básica de especias: usos y propiedades para más detalles de sus usos culinarios y beneficios para nuestra salud.

6. Salsas y aceites

Los aceites (de oliva, maravilla, coco, sésamo) y vinagres (de vino, manzana, balsámico, arroz) tienen la gran ventaja de que se pueden almacenar sin que se pierdan su sabor, color y propiedades (durante 1 año). Los aceites y vinagres se pueden utilizar tanto para cocinar como para aliñar ensaladas.

Si te encanta añadirle un toque exótico o picante a tus platos entonces las salsas como la de soja, teriyaki, tabasco, salsa inglesa, barbacoa, mostaza, etc, te pueden ayudar a darle un twist original a tus platos.

7. Café, té e infusiones

El café (en grano o molido), los tés y las infusiones se pueden almacenar sin problema y sirven para todos los momentos del día.

Personalmente nos encanta tener varios tipos de infusiones y tés para ir variando cada día. Además éstas también se pueden tomar en verano en versión fría. 

Aprende como hacer una infusión fría aquí. 

8. Chocolate negro y cacao 

No podemos terminar esta lista sin incluir algo dulce. Tanto el chocolate negro (sobre 85%) como el cacao puro en polvo son ideales para tener siempre en la despensa, ya que sirven para hacer preparaciones rápidas y bastante sanas si no se les añade azúcar. 

Ambos se pueden almacenar durante períodos prolongados de tiempo, solo hay que tener en cuenta que sea en un lugar seco y que idealmente no pase de los 25 grados de temperatura.  

Las barritas de cereales también son una buena alternativa dulce para tener en la despensa cuando necesitamos un poco de energía o como snack rápido y saludable. Solo ten en cuenta que estas barritas por lo general tienen una duración inferior a los 6 meses. 

Te recomendamos no incluir galletas industriales ni golosinas en tu despensa si quieres seguir una dieta balanceada y rica en alimentos buenos para tu salud.

Recuerda que lo que tengamos en nuestra despensa afectará directamente nuestra alimentación diaria, por eso procura tener alimentos ricos en nutrientes y variados, de esta forma podrás crear platos más sanos y ricos.  

Post a Comment